Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones.
Otras cosas no se dicen y mueren en un blog.

viernes, 30 de julio de 2010

COMO LOIS LANE

Me despierto. Da igual lo que duerma, porque me siento igual de cansada.
Aquél día al despertar fue todo distinto. La noche de antes recibí la llamada tan esperada, y decidí lanzarme de cabeza al vacío, era el último as en la manga que me quedaba, y mientras lo pensaba, mis pupilas se dilataban. Ya todo era cuestión del destino. Me fui con él. Me sentía como Lois Lane cuando Superman la cogía entre sus brazos y se la llevaba volando. Se me paró el reloj, sólo sabía que era de noche porque brillaba la luna; tampoco me importaba quien había alrededor porque era como si no viera a nadie más, y me daba igual en qué ciudad estábamos. Me olvidé de todo el mundo.
Fue mi noche soñada. Sentía que había sido mío siempre; no me hubiera importado no despertar, para no darme cuenta que el cuento había llegado a su final.


Ese día marcó un antes y un después. No se puede jugar todo a una carta. No recuerdo la escena en la película de Superman cuando él soltó a Lois Lane en el aire y la dejó caer... Nos despedimos en el tren. Mientras yo me fui sin mirar atrás con paso firme en el suelo, mi alma pisoteada iba arrastrándose hacia él pidiéndole que la quisiera...

Ahora cada vez que paso por la estación, me acuerdo de nuestro viaje en un tren soñador de corto recorrido, con billete sólo de vuelta.

4 comentarios:

  1. La película no puede decepcionar. La realidad... una de cal y otra de arena. A veces el vuelo continua y acabas siendo Lois (o Superman al que le toque) hasta el final. Y Superman no te deja caer, (sí recuerdo esa bonita escena).

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por pasar por allá!
    Escribes muy bonito.

    abrazo desde colombia.

    ResponderEliminar
  3. Bueno...Creo que he sentido eso más de una vez. Sabes...con esta mente sombría que tengo o que la vida me ha hecho a medida...no me quedan fuerzas ni para lanzarme a otro vacío.
    Llenarse de ilusión y apostar fuerte para que le rompan el alma a uno...y lo más patético...mendigar amor...lo único que no se puede mendigar... Pero lo hice...
    Bésix

    ResponderEliminar
  4. Caida al vacío y el maravilloso héroe imposibilitado para amar.
    Por temor a ser descubierto...por temor a ser despreciado...por temor al fin.
    Y sin embargo hay amor.
    A pesar de tu alma apisonada,el amor se respira.
    Pero habrá otros héroes sin temor que te lleven a volar, y el viaje tendrá billete de ida también.
    ;)
    Todo llega preciosa.
    Besos.

    ResponderEliminar