Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones.
Otras cosas no se dicen y mueren en un blog.

sábado, 5 de junio de 2010

NUDOS DEL DESTINO

Tu vida y la mía se cruzan cada día. Un día nos miramos y al otro nos esquivamos. No sé qué hay entre nosotros, ¿¿o es que no hay nada??

¿¿Pero qué tiene que pasar para desliarlo todo?? Sólo cuando pierdes a alguien te das cuenta de si era tan importante...pero es que aún sin llegar a tenerte, todavía no quiero perderte.
¿Por qué ya nadie es capaz de hacer una declaración de amor? Es algo que no debería pasar de moda. Los momentos de la conquista y la lucha del principio son los pilares básicos...Me imagino que es por miedo, pero hay amores que por ese miedo, nunca han llegado a encontrarse, y siguen paseando con el alma vagabunda.

Quizás no nos encontremos nunca, o es que nos hemos encontrado demasiado tarde...ya con todos los nudos de los líos del destino.

6 comentarios:

  1. Por muy dificil que sea un nudo... siempre se puede deshacer.
    O puedes hacer como con el nudo gordiano.

    ResponderEliminar
  2. Vaya lío de destino!

    Ya conoces la historia del nudo gordiano

    ResponderEliminar
  3. Habrá q ir afilando la espada, porque esto no hay quien lo deshaga...

    ResponderEliminar
  4. “-Sí. Ya no se cree en nada, el mundo se le ha revelado a usted como un caos azaroso, en el camino sólo se encuentra egoísmo, egoísmo de ambición, de dinero, egoísmo de familia, egoísmo de amor…Uno se siente seguro de la vacuidad de todo y súbitamente, se encuentra en su camino a alguien, un rostro humano, una sinceridad, una rectitud, una abnegación que resucita el enigma, que plantea de nuevo el problema, todo el problema de nuestro destino.”

    Maxence Van der Meersch

    ResponderEliminar
  5. Cuánta razón, yo creo que es por el miedo al rechazo, al ridículo, por lo que ya nadie se declara, y porque confesar tus sentimientos a esa persona es una de las coas más difíciles, que yo creo, que existen! Pero… quien no se arriesga no puede ganar nada.
    Un abrazo bien grande

    ResponderEliminar
  6. no nos damos cuenta de lo importante que es algo hasta que lo perdemos, somos así de imbéciles, cierto..

    pero muchas veces no es eso, es simplemente que nos creemos que lo perdido era mucho mejor que lo ganado porque es más sencillo pensar que andar deshaciendo nudos.

    ResponderEliminar