Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones.
Otras cosas no se dicen y mueren en un blog.

martes, 16 de marzo de 2010

MI ESTRELLA ILUMINADA


Miro al cielo estrellado

y sólo encuentro el infinito

y aquel brillo que me ha deslumbrado

no es mi estrella iluminada,

sino la lágrima de mi corazón herido,

ese que nunca se apaga.

Llantos y dolor,

ríos que recorren mi cara

en cada noche oscura

donde la luna está eclipsada,

con pánico y temor de no volver a sentir

el resplandor de mi estrella iluminada.

Quisiera volver a encenderla

con un solo soplo de mi alma

pero algo que se muere por tristeza

no se puede resucitar con la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario