Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones.
Otras cosas no se dicen y mueren en un blog.

domingo, 5 de diciembre de 2010

POCO

Un día conocemos a alguien y se apodera de nuestra alma. ¿En qué momento le damos permiso para que nos la arrebate? Porque supongo que nadie puede quitarnos algo así tan importante sin preguntar, ¿no?
A lo mejor es que no recordamos cuándo respondimos...leve ceguera pasajera.

En cambio sabemos perfectamente cuando cerramos las puertas a alguien, doble llave y cadenas que no podrá abrir ni con la llave maestra. ¿Por qué?
¿Quién nos da el impulso de dar tanto y tan poco?

5 comentarios:

  1. Mejor que se apoderen de nuestra alma a que la ignoren...

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Estoy cn Luis Antonio
    una entrada muy interesante
    Pasate porfa! :D

    ResponderEliminar
  3. Siempre es bueno airear nuestra mente y que sea visitada por quien uno quiera...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Esas preguntas solo las puede contestar uno mismo...hermosa entrada amiga :)

    ResponderEliminar
  5. nosotros mismos.. solo uno mismo/a ... ahi tienes las respuestas.. en ti misma :)

    ResponderEliminar