Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones.
Otras cosas no se dicen y mueren en un blog.

jueves, 3 de marzo de 2011

SOLEDADES

"—Usted hablaba de la pérdida, la de vidas humanas. Pero en el mundo del arte existe otro tipo de pérdida que duele tanto como la de un ser querido. Yo soy un hombre solitario, muy solitario, ¿sabe? Para mí la vida es lo que ve aquí —levantó los brazos, tratando de abarcar el sótano—. Cuando uno dedica horas, semanas, meses, años y años, toda una vida cuidando, limpiando, sanando y protegiendo a seres como éstos —cogió en sus manos el gran tomo restaurado—, aquí ya no hay sólo papel y tinta, ¿me comprende? Hay una vida. No Se imagina lo doloroso que llega a ser separarse de algo así. Se aprende a amar hasta sus bacterias y agujeros, todas sus miserias... como si fuera un amor imposible.



—Lo siento, pero me es muy difícil estar de acuerdo con usted. No puede comparar la desaparición de un ser querido con la de un libro.


—Cuando no tenemos ningún afecto a nuestro alrededor, terminamos magnificando aquello que por lo menos nos obliga a levantar cada mañana. Nos enamoramos del verdugo que nos ha esclavizado: sobredimensionamos su valor sólo para sobrevivir. Créame, hay personas que prefieren morir por una cosa material antes que por alguien; no podemos juzgarlas.


De repente se quedaron en silencio. Los dos sabían que, cada uno a su manera, tenían razón. El mundo estaba lleno de soledades."
 
-Ella que todo lo tuvo-
(Ángela Becerra)
 

5 comentarios:

  1. En su soledad, el ser humano crea sus refugios donde agarrarse cuando se siente sol.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A mis soledades voy,
    de mis soledades vengo,

    Lope De Vega

    ResponderEliminar
  3. que cosa la soledad..
    tanto para decir.. miles para callar..
    es dificil lograr, que otro entienda tu soledad
    después de todo.. aunque él este adelante tuyo
    no basta..


    interesante reflexion..
    te envío mi compania!!

    nati en www.loca-mente.com.ar

    ResponderEliminar
  4. Soledades, una palabra que nunca ha dejado de acompañarme. Yo solo me mantengo en pie, gracias a ella. En mi mundo imaginario está conmigo. Me llora, me quiere. Pero es solo un espejo, no puedo tocarle las mejillas. Ojalá, algún día se rompa ese cristal y ella me abrace. Con un suspiro suyo, mi alma sería esclava suya para siempre.
    ¡Saludos guapa!

    ResponderEliminar
  5. Yo confieso que disfruto de vez en cuando ese silencio inmenso y hermoso que solo la soledad puede brindar. Aunque no es bueno que el ser humano este siempre solo...

    Saludos, un enorme abrazo, siempre es un gusto volver!

    ResponderEliminar