Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones.
Otras cosas no se dicen y mueren en un blog.

miércoles, 20 de octubre de 2010

GRANDIOSA

Ella se sentía tan insignificante como la huella en el suelo que va dejando una hormiga a su paso.
Él la miraba como si fuera la única mujer en el mundo.
Sólo entonces se sentía grandiosa.

15 comentarios:

  1. La baja autoestima se cura con la estimación de los que nos merecen una gran consideración. Yo también te miro "discreto, pero muy atento"

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Mmmmm me gusta pero tenes que aprender a sentirte valiosa aunque el no te mire :D Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Ella debería sentirse grandiosa siempre.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  4. La mayoria de personas (o almenos yo(a veces tendemos a generalizar)) pensamos que somos insignificantes y no vemos la realidad.

    ResponderEliminar
  5. Debe ser un mal de las mujeres, esperar la mirada de alguien para sentirnos grandiosas.
    besosss

    ResponderEliminar
  6. Así es cuando el amor te mira... querida amiga.
    Un beso, preciosa.
    Natacha

    ResponderEliminar
  7. Supongo que depende de los ojos que miren. Yo desde luego no veo más que un calvo pitrafa solitario y solterón. Quizá haya quien no me vea así, pero no me lo dice...Espero que al menos sea mujer jajaja
    Bésix

    ResponderEliminar
  8. Y es que el milagro de una sonrisa, de una mirada, puede salvar vidas...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. hay veces que las cosas simples son las que necesitas para seguir viviendo...

    me a gustado mucho tu texto !=D

    cuidate y me sigo pasando :)
    1beso

    ResponderEliminar
  10. a veces adquirimos la confianza cuando nos vemos desde fuera, desde los ojos de otros...

    Bss

    ResponderEliminar
  11. Que curiosa la autoestima, verdad?
    puede que nos veamos como simples individuos de este peculiar mundo... y ese alguien con el que compartimos nuestra vida nos puede ver como 'su peculiar mundo'...

    Caprichoso mundo...

    ResponderEliminar