Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones.
Otras cosas no se dicen y mueren en un blog.

miércoles, 7 de julio de 2010

LA TEMPESTAD


La calma asusta, sólo puede venir después la tempestad...

Disimulando, dejas que los muros te retengan, pero quién puede parar el mar?

3 comentarios:

  1. Mejor no pensar en lo que puede venir y disfrutar la serenidad del presente.
    Contra el mar,no hay muros...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Después de la tormenta viene la calma, es así, por eso no debemos perder nunca las fuerzas ni la ilusión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Poseidón... o Neptuno... según la cultura.
    Te lo dice una vieja navegante que dejó el timón al dejar correr el temporal por la amura, tras intentar capearlo... para perder el timón no solo de barco y quedar atrapada por siempre en las porfundidades de internet

    ResponderEliminar