Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones.
Otras cosas no se dicen y mueren en un blog.

sábado, 26 de junio de 2010

PISADAS EN LA ARENA

Se borrarán las pisadas en la arena cuando de noche sea, cuando la hinchada luna atraiga hacia sí el agua, y entre el viento y el mar una danza de equilibrios rehaga el universo desde el sueño.
Alguien, también, sabrá escuchar aún de las sirenas esa embriagadora letanía que nos llama a sumergirnos, a olvidar la meta y el designio.
La roca, dicen, seguirá aquí cuando seamos lo ido. La roca, dicen que está fija, imperturbable. Mas, yo leo en sus dibujos una historia convulsa de fuego lamiendo precipicios, de agua abrumadora pulsando la plasticidad de su carne. y ninguna línea indica que esa historia haya cesado, mas bien espera, lenta en sus dominios, el decursar del devenir incierto y acechante.
Hay piedras rojas, como de sangre endurecida, hierro de los años, acariciadas por algas verdes suavecitas como la cabellera de un infante. Y entre ellas el negro chillante del erizo. Y más allá, en un charquito empozado de la última marea alta, el colorido pez muerto por el arpón sin alma.


1 comentario:

  1. Caray Vanessa,qué preciosidad de escrito intimista,cargado de sentimientos de mareas,de durezas e incertidumbres...
    Y como fondo anhelos,sabidurías plasmadas de forma hermosísima.
    Mis felicitaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar