Hay cosas que no se dicen y mueren en los corazones.
Otras cosas no se dicen y mueren en un blog.

lunes, 3 de mayo de 2010

AUNQUE ESTUVIERA SOÑANDO

Anoche soñé contigo, y en mis sueños te tuve.
Era tan real que me olvidé de los demás,
y fui tan feliz...que no quería dejarte ir.
Viniste a buscarme porque no podías callar más
y yo disimulando, como si no te quisiera abrazar.
Fue tan extraño...porque era tan real y a la vez tan irreal...
Pero yo te tuve anoche, y eso que sentí no fue mentira.
Aunque estuviera soñando, lo sentí tan de verdad
que por un momento viví de nuevo la felicidad,
y te dije cuanto te echaba de menos...
Por eso tenía tanto miedo de volverte a ver,
por eso la última vez me escondía en los rincones del anochecer.

Aunque estuviera soñando, en mis sueños te tuve,
y fue tan maravilloso como tocar con las manos una nube.
Luego desperté y me di cuenta que las nubes no pueden tocarse,
pero yo soñé contigo,
abrí la puerta y escapé a los sueños,
y en mis sueños te tenía...

3 comentarios:

  1. Todos los que sueñan son jóvenes, independientemente de la edad cronológica. Dejar de soñar es acceder al principio del fin.
    Que sigas soñando mcuho y bonito, Vanessa

    ResponderEliminar
  2. la tristeza de despertar...
    yo tambien la sufrod e cuando en cuando...
    preciosos textos...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Wow amiga, amo esos sueños, aunque sean tan solo por un rato y se esfumen a la hora de despertarnos, porque te dejan esa sensación de que realmente han pasado, y sinceramente, tiene su encanto en esa extraña mezcla que existen entre la nostalgia y la realidad...

    Buen post, un abrazo!

    ResponderEliminar